Historia


Corría el año de 1900, con la Patria aún convaleciente de los estragos causados en la Guerra del Pacífico, cuando un grupo de Oficiales de Marina formaliza un anhelo por fortalecer el vínculo profesional “ de a bordo y el de arsenal” y así, reunidos en la Capitanía del Puerto del Callao, jefes y oficiales eligieron a la primera Junta Directiva de la institución que por entonces se denominó Centro Naval. Al mediodía de ese lunes 12 de noviembre, se aprobaron los estatutos y se fijó la cuota de inscripción en quince soles y la mensual en un sol y se definieron como ejes centrales de la nueva asociación el de promover y desarrollar entre sus asociados actividades culturales, artísticas y sociales que permitieran mantener el espíritu de cuerpo entre sus miembros.

Por esa época, la Marina contaba aún en sus filas con veteranos de las principales guerras que enfrentó el Perú hacia la segunda mitad del siglo XIX, y el primer Presidente del Centro Naval, Capitán de Fragata Ramón Freire Goytizolo, era fiel representante de esta generación de peruanos ilustres y valientes. Su Junta Directiva sesionó en locales de la primera cuadra de la calle Ramón Castilla y en la calle Constitución y aunque su gestión duró solo un año, puede considerarse que sentó las bases programáticas de los que hoy representa nuestro Club.

Sede Callao

Hacia 1919 se alienta una segunda etapa con la reorganización del Centro Naval, que incluye nuevos Estatutos y Reglamento General, decisiones tomadas a bordo del crucero “Grau” el viernes 13 de junio de ese año. Este segundo aire incluye la inauguración del actual local del Centro Naval el 26 de julio de 1921, aparejándose este hecho con el objetivo de lograr la titulación del predio, lo cual fue conseguido en 1940.

La Sede Callao, considerada la Sede Matriz del Centro Naval del Perú, se encuentra ubicada en el hábitat tradicional de nuestros primeros asociados, muy cerca al muelle de Guerra, adyacente al Museo Naval. Es un recinto lleno de mística, tradiciones y recuerdos que alimentan hasta el día de hoy a nuestros nuevos asociados.

Balneario de la Marina

En la década de los cincuenta, la Marina no contaba con una playa, a pesar de ser la institución garante de los primeros metros del litoral. Se organizó un vuelo de reconocimiento para visualizar un área aparente, siendo descubierta por nuestros asociados Federico Salmón de la Jara y Enrique León de la Fuente y Goyburu una playa en el distrito de Ancón, próxima a la playa Santa Rosa, “inaccesible pues estaba limitada por acantilados y no existían caminos hacia ella”.

La Sede Balneario de la Marina fue inaugurada en 1965, luego de construirse la carretera de acceso de aproximadamente 3 kilómetros. Es conocida también como la Sede de Playa, donde se cuenta con tres magníficas playas, áreas de bungalows, campers y campamentos; exhibiendo un crecimiento sostenido en los últimos años.

Sede El Remanso

A la par de que se consolidaba la construcción de la sede Balneario en Ancón, un grupo de asociados fue “comisionado” para buscar una zona adecuada para el desarrollo de un club de campo, encontrando como idóneo “un inmueble situado a la altura del kilómetro 34.365 de la carretera Lima-Chosica”, es así que en el mes de julio de 1965 fue inaugurada la Sede El Remanso, ofreciéndose servicios básicos para el disfrute de los asociados.

Resulta ya una tradición, la inauguración de la temporada a inicios del invierno, en la que se congrega la familia naval alrededor de la amistad generada en las promociones de la Escuela Naval, las dependencias de la Marina de Guerra del Perú o la familia de siempre, disfrutándose de espectáculos, demostraciones, juegos y almuerzos campestres. Hoy en día es conocida como la sede de Campo, a la que acuden los asociados para aprovechar su destacada infraestructura campestre y rústica, pero de mucha comodidad y calidez, en la que se disfrutan extensas áreas verdes, áreas recreativas y del clima privilegiado durante todo el año.

Sede San Borja

La aparición de nuevas urbanizaciones navales al Este de la ciudad hacia fines de los años 60 constituyó un factor no menor para reevaluar la propuesta del Centro Naval. Conscientes del servicio que nuestros asociados necesitaban, se inauguró en 1978 la Sede San Borja, en el distrito del mismo nombre.

Ese viernes 13 de octubre, la Sede ya exhibía ocho canchas de tenis y seis para uso múltiple de fulbito, vóley y basquetbol, doce canchas de frontón y un campo de futbol. Pero era su edificio central el que destacaba; este era un antiguo galpón al cual se decidió conservar su apariencia arquitectónica, destacando su techo a dos aguas y su parte interna de característica rústica cruzada por tirafones, la cual luce hasta nuestros días.

No solo destaca esta Sede por su excelente ubicación urbana, sino por las variadas alternativas para las prácticas deportivas, diversas áreas de recreación, servicios de restaurantes de alta calidad y reconocido prestigio, entre otros beneficios, habiéndose convertido en una de las más concurrida por nuestros asociados.

Sede Club Náutico

Intitulada inicialmente como Club Naútico, esta sede tuvo como forjador al C. de N. Percy Perez Barlabás, al procurarse, como una de las líneas deportivas del Centro Naval, la difusión de la navegación a vela. El terreno para su construcción fue cedido por la Escuela Superior de Guerra Naval a inicios de los años ochenta en el distrito de La Punta.

Inaugurada en agosto de 1983, esta sede se caracteriza por incentivar y promover la práctica de los deportes náuticos, habiendo logrado diferentes lauros para nuestra Institución a nivel nacional e internacional en la disciplina de la vela y en diferentes categorías; sin embargo no podemos dejar de mencionar también que esta Sede cuenta con el restaurante "El Mirador", el cual se ha ganado el prestigio y reconocimiento por su extraordinaria calidad culinaria.